Saltar al contenido

[MES 8] Síntomas en el octavo mes de embarazo

¿Cómo se siente una embarazada a los 8 meses?

Dificultad para respirar

Esta sensación de «falta de aire» es debido a que, aunque la frecuencia con que respiras se mantiene igual, lo que aumenta es el aire que entra con cada inspiración, y de ahí se saca más oxígeno.

Esto hace que tengas la sensación de “conciencia de la respiración” o de pseudo-disnea (sensación de falta de aire). En general, no se vincula al ejercicio y lo notas más cuando estás sentada que cuando estás de pie. Porque, en este último caso, hay presión de la barriga hacía los pulmones.

Además, también suele pasar al estar acostada, porque en esa postura al haber compresión del útero al diafragma y pulmones hace que puedes tener algo de falta de aire. Por ello, aquí, lo aconsejable es que duerma de lado, a ser posible de lado izquierdo.

Acidez en el estómago

Tal como te comentaba en el post del mes anterior, así como, lo que te he dicho más arriba, el crecimiento de la tripa hace que se vaya desplazando más arriba, lo que presiona, también, toda la zona de la boca del estómago.

Además, aquí tienes que tener en cuenta estos consejos para aliviar el ardor de estómago del embarazo:

  • Evitar tumbarse inmediatamente después de comer. Es mejor esperar al menos 2 horas, ya que estar tumbado o recostado favorece el reflujo gastroesofágico. Tampoco es aconsejable agacharse con frecuencia después de comer.
  • Evitar los alimentos que aumentan la acidez y pueden empeorar los síntomas. Por ejemplo, ciertos condimentos (vinagre, pimienta u otros picantes), cítricos (naranja, mandarina, pomelo, limón) y sus zumos, platos con tomate o salsa de tomate. 
  • Tomar lácteos también ayuda a neutralizar la acidez.
  • Mejor no beber durante las comidas para no aumentar el volumen del estómago.
  • Prescindir de alimentos que retrasan el vaciado gástrico. Como son las bebidas carbonatadas (con gas, en especial las bebidas de cola), café, té, chocolate y alimentos o preparaciones grasas (fritos, estofados o guisos grasos), así como las infusiones de menta piperita, que relajan el esfínter y favorecen el reflujo.

Para saber más de como llevar una dieta sana y equilibrada durante el embarazo aquí te dejo estos post:

Torpe y despistada

Primero de nada, no te preocupes porque esto que estás sintiendo es normal y ahora te cuento porque.

Falta de concentración durante el embarazo

Durante el embarazo pueden sobrevenirnos problemas de concentración, despistes, olvidos… todo esto es debido a los cambios hormonales que tanto ya conocemos y sabemos. Por ello, tienes que mantener la calma y no darle mayor importancia.

La falta de concentración puede agravarse cuando nos sentimos más fatigadas, una razón más para recordar la importancia de un buen descanso durante estos meses.

Más torpes durante el embarazo

Y es que en el embarazo muchos de los cambios que experimentamos son a nivel físico:

  • Tener una parte del cuerpo sobresaliendo hacia afuera no es algo a lo que una mujer está acostumbrada.
  • Los cambios de posición que esto acarrea debido a que tu centro de gravedad ya no es el mismo, hace que lleves tu espalda hacia atrás impidiendo ver adonde apoyas tus pies.
  • A esto se suma el efecto de las hormonas del embarazo, que hacen que tus articulaciones se “aflojen”.

Todo esto hace que tengamos mucha más torpeza que antes, cuando no estábamos embarazadas.

Secreción de los pechos

Puede que exista secreción de líquido denso y amarillo (calostro) en los pezones, habitualmente a partir del segundo trimestre. El calostro puede salir por sí solo, al masajear el seno o durante la excitación sexual.

Pero es totalmente normal con todos los cambios hormonales durante todo el embarazo hacen que los epchos se preparen para la lactancia y es habitual esta secreción de calostro en estos meses previos.

El calostro es el líquido que nutre al bebé los primeros días después del nacimiento antes de que los senos comiencen a producir leche.

Falsas contracciones (contracciones de Braxton-Hicks)

Son contracciones esporádicas, no regulares, de baja intensidad y sin dolor. Se trata de una especie de entrenamiento del útero para el trabajo de parto.

Así que no tienes porque preocuparte porque son totalmente normales y necesarias.

Y ya para acabar, ya estás llegando al final de tu hermosa etapa de embarazo, por lo que te aconsejo que le eches un vistazo a estos posts de aquí para que sepas más sobre el momento de dar a luz.

¿Qué debo hacer para prepararme para el parto?

Quizás te encuentres en otro momento del embarazo, por ello aquí tienes cada uno de los síntomas que he tenido cada mes:

Te invito a que te suscribas a mi canal de youtube Mamá Millennial, me sigas por mi Instagram y/o, si quieres, te suscribas a la Newsletter de “Mamá empoderada” y, así, no perderte nada de nada.