Saltar al contenido

[MES 4] Síntomas en el cuarto mes de embarazo

Pues, te acuerdas de los picores horribles que te comentaba en el anterior post, cuando estaba de 3 meses de embarazo, pues han desaparecido POR FIN.

No me lo puedo creer, pensaba que me iban a acompañar hasta el fin de mis días, osease, hasta el día del parto. Pero NO, tal como vinieron se fueron.

¿Qué se siente en el cuarto mes de embarazo?

Aparición de estrías

La verdad es que me estoy cuidando mucho la piel, cómo te cuento en este post de aquí donde te explico como puedes evitar las estrías.

Pero algunos síntomas que no han marchado y han aumentado son:

Los pechos siguen creciendo

Así es. Los senos no paran de crecer y crecer. Si ya tenía tetas antes, ahora ¡pufff! es una locura.

Rinitis en el embarazo

Sí, la mocosidad permanente en mis fosas nasales es un poco molesto.

El otro día, por ejemplo,  estaba intentando tener una conversación y al tener congestionada la nariz me costaba un montón, además la mocosidad me llega a la garganta y me hace atragntarme cuando hablo ¬¬’ sisi un poco asquerosillo…pero es lo que hay

Aumento de peso y picores en la tripa

Otro síntoma que sí que he notado es que, tal como he leído en foros, el bebé empieza a crecer como nunca (vamos que está dando su primer gran estirón).

En estas tres semanas, es decir, la 16, 17 y 18 semanas de embarazo, nuestro bebé duplicará su peso, así que tendremos que estar preparadas para soportar más kilos en la barriguita.

En la semana 17 he notado como la barriga se ha puesto más gordita, más hacia arriba y ya va cogiendo más pinta de una barriguita de embarazada ¡me encantaaaaa! 😍

Primeros movimientos del bebe dentro de la barriga o gases

A partir de esa misma semana, he comenzado a notar como el bebé se mueve. La primera sensación es como de burbujas, como cuando bebes mucha agua, por ejemplo, y luego el estómago te hace burbugueo…no sé si me explico.

Eso sí, ya entrando en la semana 18 he comenzado a notar, levemente, como realmente se mueve. Se ha ido chocando por las paredes uterinas. No es nada molesto, es una sensación de que de repente notas algo muy suave en tu interior, aunque también he leído que pueden ser gases, ¡¡jajaj!! Así que…

La verdad es que ya tengo ganitas de notarlo. Seguramente luego cuando me clave todo el día el pie o el codo diré: “Ays que ganitas tengo que salga ya de aquí”. Pero ahora mismo tengo ganas inmensas de sentirlo bien.

Calambres en las piernas [rampas]

Otro síntoma más que ha empezado a notar estas semanas son los calambres en las piernas y, sobretodo, en los pies.

Cuando llevo un ratillo de pie sin moverme los pies se me engarrotan y no hay tu tía de revivirlos. Menos mal que esto no me pasa muy a menudo.

Punzadas en los ovarios porque está creciendo el útero

Ah!! Y referente al crecimiento del bebé, claro está también crece el útero con lo que provoca punzadas agudas en el abdomen, sobretodo por la parte de los ovarios.

Dicen que son normales y que se deben al estiramiento de los músculos producido por este. Algunas veces pueden ser muy molestos, por ello aquí te dejo más información para saber que puedes hacer con ese dolor.

Revolución hormonal del embarazo

Y por acabar, cabría decir que: las hormonas me llevan loca.

Ya sé que debería de tomarme la vida menos enserio, pero es que las hormonas me tienen revolucionada y si a eso le añades lo nerviosa que soy de por sí.

Es una bomba de relojería.

Pero te voy a decir una cosa, tengo pensamiento en las próximas semanas en tomarme la vida de otra manera y disfrutar un pelín más de mi. Por lo que quizás me dé algún caprichito como hacerme un masaje ayurvédico (que tengo ganas de probarlo) o de una limpieza facial o de una manicura.

Bueno algo que me haga sentir que me cuido y que a la misma vez me relaje.

¿Qué debo hacer para prepararme para el parto?

Quizás te encuentres en otro momento del embarazo, por ello aquí tienes cada uno de los síntomas que he tenido cada mes:

Te invito a que te suscribas a mi canal de youtube Mamá Millennial, me sigas por mi Instagram y/o, si quieres, te suscribas a la Newsletter de “Mamá empoderada” y, así, no perderte nada de nada.