Saltar al contenido

Los riesgos para las embarazadas en verano

⚠ ¿Qué RIESGOS pueden sufrir las EMBARAZADAS en VERANO? ☀ Calor y Embarazo PERJUDICIALES ❓

Y es que vivir el embarazo en verano puede conllevar algunos riesgos derivados:

  • altas temperaturas,
  • la exposición solar y
  • la deshidratación

Teniendo esto en cuenta, durante la estación veraniega puedes sufrir los siguientes efectos del calor:

Hipertermia

¿Qué es la hipertimia y que puede provocar durante el embarazo?

Por culpa del calor excesivo podemos sufrir una hipertermia, es decir, que la temperatura corporal se eleve por encima de su temperatura normal: 37,5ºC. 

¿Qué puede causar hipertermia?

Sus posibles consecuencias son graves:

Esto no sólo afecta a la embarazada sino que también puede afectar al feto, como por ejemplo durante el primer trimestre de gestación, el calor extremo podría causar defectos de nacimiento como la espina bífida. 

Incluso, se podría sufrir un aborto espontáneo, según informa un documento de la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia (SEGO).

Deshidratación

La deshidratación es un riesgo importante durante el embarazo, porque una deficiencia en torno al 2% y 3% en los niveles de agua del cuerpo – llamado desequilibrio electrolítico – puede ocasionar un incremento importante en la densidad de plasma sanguíneo.

Este problema, durante la gestación, se asocia a:

  • mayores riesgos de padecer trombosis venosa
  • infecciones urinarias
  • reducción en los niveles de líquido amniótico
  • estreñimiento
  • descenso de la presión arterial: taquicardias, cefaleas o visión borrosa
  • sensación de fatiga
  • hinchazón y calambres en las extremidades

¿Cómo combatir la deshidratación en el embarazo?

Para acabar con la deshidratación te dejo aquí un post donde te doy 12 consejos para sobrevivir al verano, entre ellos, evitar la deshidratación en el embarazo.

Melasmas

Los melasmas, también llamados cloasmas o “máscara del embarazo”, son manchas irregulares de color marrón clarito o intenso que aparecen, especialmente en la cara, en la zona de la frente, mejillas y zona del labio superior.

Influyen decisivamente los cambios hormonales como el uso de anticonceptivos orales, el embarazo o los problemas de tiroides, y la excesiva exposición al sol.

Academia Española de Dermatología y Venereología (AEDV)

Por ello, las mujeres embarazadas son más propensas a la aparición de manchas en la piel debido a factores hormonales que hacen que la melanina que pigmenta la piel esté más activa.

Y es que los melasmas, que son estas manchitas que nos salen en la piel por la hiperpigmentación, afectan a muchas de las mujeres embarazadas, las cuales se podrían mantener hasta después del parto.

¿Cómo prevenir los melasmas gestacionales?

Pues si estas embarazada (o no) y quieres prevenirlos, sólo tienes que pasarte por aquí ► «¿Cómo protegerse del sol durante el embarazo?«

Edemas

Los edemas son la típica hinchazón que “sufren” muchas mujeres en los tobillos y piernas durante las últimas horas de la jornada especialmente al final del embarazo.

Esta hinchazón se acentúa más en la temporada veraniega porque hay más calor. 

Y es que con las temperaturas altas, la retención de líquido aumenta. Con lo que conlleva a que se hinchen.

Infecciones en la fase final del embarazo

Durante los meses de gestación, se producen cambios en el pH de la mujer, por esta razón, los especialistas consideran que es la etapa más vulnerable para la proliferación de bacterias, es decir, de una infección vaginal cuando se está embarazada.

Hay que ir con mucho ojo por las infecciones pueden ser perjudiciales para el feto.

Si quieres saber más acerca de cómo cuidarte en verano estando embarazada, échale un vistazo a estos artículos de aquí: